Cómo limpiar la consola Xbox One sin dañarla

Una de las partes más importantes de poseer una Xbox es mantenerla limpia y funcionando, especialmente para evitar el daño interior por la acumulación de polvo.

Para limpiar el exterior de la Xbox One, utiliza un paño de microfibra para eliminar las huellas dactilares, la suciedad u otras manchas. Esto también debería eliminar gran parte del polvo que a menudo se acumula en los dispositivos electrónicos, especialmente los almacenados en armarios o debajo de los soportes de televisión.

Además de la apariencia exterior, es posible que note que el ventilador de su consola hace más ruido después de muchas horas de uso. Para algunos, esta operación ruidosa incluso resulta en un juego lento u otros problemas. Para corregir esto, usa una lata de aire comprimido para quitar el polvo. Asegúrate de desenchufar tu aparato antes de comenzar cualquier limpieza para evitar más daños o lesiones.

Microsoft no recomienda que intentes abrir la consola de juegos y te insta a que busques asistencia profesional para cualquier reparación interna. A diferencia de la Xbox 360, la Xbox One no tiene una placa frontal extraíble. Microsoft también advierte contra el uso de cualquier tipo de limpiador líquido, ya que incluso un uso cuidadoso puede provocar daños por humedad en el sistema de ventilación de la consola.

Consejos para limpiar la consola Xbox One

A continuación te explicamos cómo limpiar tu Xbox One, junto con los materiales que necesitarás para hacerlo.

  1. Desconecta tu Xbox One.
  2. Empieza por utilizar un paño de microfibra para limpiar todo el exterior. A menudo son los mismos paños para lentes que se usan para las gafas. Otras versiones para la limpieza se llaman paños para el polvo.
  3. Use el paño para limpiar cuidadosamente el exterior de su consola, incluyendo la parte superior, inferior, delantera, trasera y los lados del dispositivo. La limpieza de rutina evitará que se acumule mucho polvo, lo que puede requerir varios paños para limpiar completamente su dispositivo. Utilice movimientos circulares para frotar las huellas dactilares o las manchas en las partes plásticas de su dispositivo, incluyendo el frente y la parte superior.
  4. Después de limpiar el exterior de su Xbox One, utilice una lata de aire comprimido para eliminar cuidadosamente cualquier acumulación de polvo adicional en el interior de los puertos. Estas latas se pueden comprar en variedades más baratas o más costosas. Independientemente del tipo que utilices, utiliza ráfagas cortas para eliminar la acumulación en los puertos traseros y las rejillas de ventilación de tu consola. Asegúrate de que has desenchufado el dispositivo antes de limpiar los puertos traseros.
  5. Vuelva a repasar el exterior con un paño para eliminar el polvo que se haya depositado sobre su dispositivo.